domingo, 8 de septiembre de 2013

EL VUELO DEL PUMA. (Parte 1.)

Allá por 1492, el espinazo de Suramérica estaba dominado por una tribu de cultivadores de maíz, originaria del Lago Titicaca. Los incas, construyeron decenas de miles de kilómetros de caminos, con los cuáles lograron dominar el extenso territorio que conquistaron en apenas 70 años.

El imperio de los hijos del sol, tenía como centro el Cuzco, pero alcanzó, por el sur, la región de Salta en la actual Argentina, y por el norte, hasta las estribaciones de la hoya del Río Patía, en Colombia. Parte de sus estrategias de control poblacional, incluía el traslado de comunidades enteras, a veces por miles de kilómetros. Con ello, lograron imponer su lengua, el Quechua, y su sistema tributario.

De ahí que en el suroccidente de Colombia, se encuentren con muchísima frecuencia, nombres de lugares, costumbres y personas, que tienen origen en esa lingua franca, que llegó a ser el idioma de los incas. Uno de los nombres de origen quechua menos común es Atapuma. El puma alado. Seguramente una figura mítica con poderes extraordinarios. Una historia que andará refundida en alguna crónica de indias.

Hoy, un hijo de Túquerres, Nariño, Darwin Atapuma, recorre las carreteras del mundo, montado en una bicicleta, escalando cumbres, con la categoría que se les reconoce a los escarabajos colombianos en el ciclismo. Pero también, como un genuino heredero de los chasquis*, que llevaban pescado fresco del Pacífico, a la mesa del Inca en la alta sierra peruana.

Hablamos con Darwin sobre su reciente contratación, que lo lleva al BMC, equipo Pro Tour que tiene como capo al laureado Cadel Evans; sobre su vida de niño en las montañas de Nariño; sobre la vida en el Team Colombia; y un par de temas más. A Darwin, nuestro agradecimiento por recibirnos, y los mejores deseos para que su transcurrir por las carreras más importantes del ciclismo, esté lleno de éxitos y triunfos. También tenemos que agradecer muy especialmente a Diana Giraldo. Sin su valiosa ayuda, no podríamos estar trayéndoles esta historia. Esperamos la disfruten.

Darwin Atapuma.

Esta semana que pasó, se confirmó su paso al equipo Pro Tour, BMC. El equipo del legendario Cadel Evans. ¿En qué momento comenzaron los acercamientos que finalmente llevaron a que usted esté ahora en las filas de la escuadra suiza?
Después de haber hecho una buena carrera el año pasado, como en el [Giro del ] Trentino, toda la temporada que se trató de hacer lo mejor posible y, de igual forma este año, se ha ido creciendo en resultados. El más claro fue la etapa en el Tour de Polonia, que fue una victoria bastante importante para mi, para el equipo y para mi futuro también. 
Entonces, después de Polonia, ya se ha hablado con el manager y pues se fueron aclarando las negociaciones y, la verdad, me siento muy contento, porque ese ha sido mi sueño que,gracias a Dios, se me empieza a hacer realidad, de poder estar en un equipo ProTour y, bueno, esperar a ver qué mi Dios nos ponga muchas cosas muy buenas. 

Cadel Evans.

¿Específicamente, a través de quién se hizo ese contacto?


Jim [Ochowicz], el manager general del BMC, él estuvo en Polonia y estuvimos conversando en el hotel. Hablamos un par de veces y luego, pues, terminamos de concretar las negociaciones cuando estuvimos ahora en el Tour de Colorado [USA Pro Challenge], en Estados Unidos.

¿Y, cuáles serían las primeras carreras que correría con su nuevo equipo el BMC?
No. Hasta este momento solo se ha hablado del nuevo contrato, pero igual no se ha dicho nada de las carreras, porque yo entiendo que del 16-21 de Octubre será la primera concentración para poder hacer los planes y ahí nos darán más o menos el calendario para el próximo año. Aún no se ha hablado de competencias ni de cómo serán.

¿Será en esa misma fecha que le hagan entrega de bicicletas y el resto del material?
Yo pienso que será en la segunda concentración que es en Diciembre, a mediados o a principios del mes de Diciembre, yo creo que en esas fechas se harán algunas entregas de material y lo que vayamos a necesitar para la temporada. 

¿Ya le han dicho dónde serían esas concentraciones?
Se ha hablado de dos lugares, pueden ser en Suiza o en Alemania. Y para Diciembre se ha hablado también de dos posibilidades: Estados Unidos o Alemania. Esos son los países en los que se podría dar.

¿Cómo se tomaron en el Team Colombia su paso al BMC?

(En este momento, el rostro de El Puma deja ver claramente la nostalgia e incluso se alcanza a percibir un rastro de tristeza en su voz. Se detiene un momento, y después responde.) 

Obviamente que Claudio [Corti] y los directores no querían que yo me fuera, porque se han hecho muy buenas carreras, pero ellos entienden también que es una buena oportunidad de poder estar en un equipo ProTour y, yo ya le había dicho a ellos que no todos los ciclistas tienen la oportunidad y, pues, ese ha sido el sueño mío, de poder estar en un equipo Pro Tour. 
El equipo Team Colombia es un equipo nuevo, que ha crecido bastante, ha habido muy buenos resultados, se ha estado en algunas de las mejores carreras, y eso me hace sentir muy contento,  haber participado. Estoy un poquito triste de irme, pero con gran ilusión de correr en un nuevo equipo y en una grande.
Claudio Corti.

Eso me obliga a preguntarle sobre un tema un poco más espinoso. Ustedes buscaron hace unas semanas, el apoyo de La Cadenilla para denunciar una situación que los tenía seriamente preocupados: el retraso en los pagos, del equivalente a tres meses de sueldo. ¿Qué fue realmente lo que pasó? ¿Cómo terminó eso? ¿Cuándo se resolvió finalmente ese asunto?
Lo que nos dijo Claudio es que había habido algunos problemas en Colombia. Todos conocemos que en cuestiones de pagos de dineros que vienen del gobierno, siempre se retrasan los desembolsos. Al final se hicieron dos pagos, y pues ya casi estamos al día.  
Siempre fue un poco difícil para nosotros, porque pues, estar atrasados tres meses para todos es difícil. Pero, ya el pago llegó y creo que todos estamos contentos. Ojalá que para el año próximo, que el equipo continúe y se puedan solucionar esos problemas. 

Entiendo, Darwin, entonces, que a la fecha solo les deben un mes. ¿Que sería cuál? ¿Agosto?

Sí, sería solo un mes. Agosto. Exactamente.

¿Y recibe pago del Team Colombia hasta cuando? ¿Hasta Septiembre?

No, hasta Diciembre. Uno tiene contrato siempre por un año completo. En Enero ya empiezo con el BMC.
Team Colombia-Coldeportes.

Dejando de lado los problemas, que afortunadamente se resolvieron bien, ¿cómo es pertenecer al equipo de los puros criollos?  

Estar en un equipo netamente colombiano es como estar en familia. Eso también me da un poquito de susto, estar en un equipo grande, que, bueno, muchos hablan inglés, otros francés, otros en italiano, entonces, no es lo mismo hablar una misma lengua y saber que con los compañeros se ha corrido mucho en Colombia. Poder compartir casi el mismo pensamiento, poder compartir muchas cosas que se asemejan. Es diferente a estar en un equipo, obviamente más grande, pero con compañeros que de pronto uno no tiene la misma mentalidad. 
Por una parte, muy triste dejar este gran equipo. Pero es un sueño [estar en un Pro Tour] que se comienza a hacer realidad. Espero que Dios me lleve por el mejor camino.

Hasta hoy, el momento más alto en el recorrido del Team Colombia, ha sido el Giro d'Italia. Tratándose, lógico, de una Grand Tour. ¿Cómo se dio esa invitación? ¿Cómo fue vivir el Giro?  

Al principio soñábamos con estar en el Giro, con un equipo netamente colombianos. Al final, las esperanzas no se perdían y pues, fuimos convocados. Lo tratamos de hacer de la mejor manera. Todos dimos lo mejor.
Yo creo que los organizadores del Giro estaban muy contentos con nosotros. Esperamos que, el año que viene, el equipo sea invitado nuevamente. Claudio también decía que es posible que se pueda correr el Tour de Francia. Lo importante es que el equipo cada día crezca más y, que en algunas cosas, que le falta todavía aprender, se siga creciendo más y se obtengan más resultados.
Acá en Europa, siempre ha habido algo de respeto por los colombianos, por ser muy buenos escaladores. Con el transcurso del tiempo, en el Giro, nos fuimos ganando nuestro puesto. Al principio, de pronto, nos hacían a un lado, pensaban que no íbamos a terminar o alguna cosa así, pero, poco a poco, nos fuimos ganando nuestro lugar, y ya al final, teníamos un nombre allá.
Fue muy bonito, porque fue una experiencia bastante satisfactoria para mi y para todo el equipo.
Giro d'Italia 2013.

Finalizado el Giro, ¿cuáles fueron sus conclusiones? ¿qué lecciones le dejó correr una ronda de tres semanas?

Bueno, cada uno de nosotros, tanto directivos como ciclistas, sacamos lo bueno y lo malo. Seguramente el año que viene, se correrá el Giro y pues se harán mejor las cosas. Con el paso del tiempo uno aprende más de los errores, o de las cosas que faltan. Pienso que, el año que viene, si se corre el Giro, definitivamente, se harán las cosas mejor. 
En lo personal, correr tres semanas ha sido una experiencia bastante grande. Siempre había corrido carreras como la Vuelta a Colombia, que son dos semanas no más. Ahora, correr tres semanas creo que me daba un poquito de susto. Pero creo que lo asimilé de la mejor forma: con bastantes ganas, con bastante sacrificio y muchas ambiciones de poder ganar. Entonces ha sido una experiencia bonita. 
Lo que uno se propone, se logra, y el Giro fue una carrera bastante dura, bastante difícil por el tiempo, por los trazados, pero de igual forma lo terminé, creo que, muy bien.

Hablemos un poquito de un episodio muy específico que fue la etapa cinco de Tour de Polonia. Aquí en Colombia, pudimos ver la reacción airada de Corti, reclamando algunas situaciones, por decir lo menos, de saboteo hacia usted. Entiendo que hubo dificultades en una fuga. ¿Qué fue realmente lo que pasó en esa etapa?

Lo que pasó fue que, al principio de la etapa, hubo muchos ataques para estar en una fuga. Como siempre pasa en las diferentes competencias. En ese momento, caí yo en la fuga. Estuvimos ocho ciclistas escapados. 
Cuando íbamos en el kilómetro veinte o treinta, creo que eran, la gente de otros equipos Pro Tour, empezó a decirme que cuanto tiempo tenía yo de diferencia. Yo les había dicho que estaba a cinco minutos en la general. Entonces empezaron a decir que no, que me quedara. Que el grupo no iba a dejar coger ventaja a la fuga, por no dejarme ir a mi, que supuestamente estaba cerca en la general.  
Entonces, yo en ese momento les dije que no. Que yo no me iba a quedar de la fuga. Que mi director me había dicho que tenía que estar ahí. Luego, los equipos hablaron con mi director, y él nunca dijo quédese.  
Al final, todos la cogieron contra mi y me empezaron a atacar muy duro. Yo dije: si sigo así, -faltaba mucho. Eran como 180 kilómetros, y apenas llevábamos como 30.- de pronto me quedo sin fuerzas a mitad de etapa y, hasta podría quedarme sin terminar la carrera.  
Decidí quedarme. Valerio [Tebaldi] estaba furioso, porque pues era un gesto muy maluco por parte de los otros equipos. Muchas veces ha sucedido eso y nadie tiene que quedarse solamente porque los demás lo piden. Entonces hubo un poco de disgusto. 
Yo ya llegué al grupo grande. Se fueron los fugitivos, y Valerio puso a Duque, a Fabio, a Chalapud, Quintero, a perseguir la fuga hasta que la cogieron. Y pues se disputó la etapa entre los demás. 
Es entonces cuando, al siguiente día, se gana la etapa sexta del Tour de Polonia. 

Sí. Yo ese día quedé muy triste, porque era la primera vez que me pasaba una cosa así, y Valerio también nos dijo que era la primera vez que le tocaba una cosa de esas. Pero siempre hay una primera vez. 
Entonces al siguiente día me levanté como con rabia y con más ganas, dije: lucharé hasta poder ganar una etapa. Y ese día, gracias a Dios, tuve muchas fuerzas y pude tener esa bonita victoria. 
Atapuma celebra en el podio de la sexta etapa del Tour de Polonia.

¿Cómo fue exactamente esa etapa? ¿Cómo fue que logró la victoria?

Eran como 200 kilómetros. Ocho giros, que la vuelta tenía como 32 o 34 kilómetros. Al comienzo hubo un ataque. Yo caí en la fuga con Chalapud, y con Duque. La fuga fue bastante grande. Creo que estuvimos como 30 corredores. La general estaban todos atrás.  
Fue un día muy duro, porque todo el mundo quería atacar. Había una subida bastante dura, ese día tenía que colocar un plato bastante pequeño para poder subir el tramo, más o menos de 800 metros, con una tendencia del 18%. Y, pues había que hacerla ocho veces. Al final, Duque y Chalapud, ellos siempre estuvieron marcando el ritmo para así poder sacar una buena diferencia, para quedar adelante en el remate.  
Parecía que el lote nos iba a alcanzar. Pero yo tenía fuerzas, y pude estar adelante. En la última vuelta ataqué en la subida dura. Quedé con un ruso, que me acompañó hasta faltando cuatro kilómetros. 
El único que llegó de atrás, desde el lote, fue Riblon, del Ag2R. Él me llegó a mi, faltando dos kilómetros. Yo me puse a rueda. Él iba por el liderato y yo ese día quería ganar, por lo que había pasado en la etapa anterior.  
Atapuma vence a Riblon.

Faltando trescientos metros, lancé el sprint y pude vencer en la etapa.

Pasemos entonces a saber un poco más acerca de usted. Oriundo de Túquerres, Nariño. ¿Cómo fue su infancia allá en Túquerres?

Bueno, mis papás son una familia del campo. Mis padres todavía viven ahí. Yo me crié, hasta primero (primer grado de bachillerato), en un corregimiento que se llama Chambú, a veinte minutos del pueblo de Túquerres. Cuando cumplí 11 o 12 años, me fui con mi hermano Remigio a la cabecera, a estudiar el bachillerato. Yo trabajé con él, estudié y, pues también salía a montar en bicicleta. 

Aquí en Colombia a veces es difícil imaginarse exactamente cómo es la vida en algunas regiones apartadas de Bogotá o Medellín, las ciudades grandes. Por qué no nos cuenta ¿cómo es Túquerres? ¿Cómo es la vida allá? ¿Cuál es la economía del municipio? ¿Cómo se llega? ¿Qué tan lejos está de Pasto?

Túquerres tiene un poquito más de 60,000 habitantes, está a una hora y veinte de la frontera con Ecuador. Más o menos a 3,050 metros de altura. Hace mucho frío. Pues, Nariño en sí, tiene variedad de climas, pero la mayor parte del territorio es frío. Es un poco parecido a Boyacá, la gente se viste igual. Es el mismo frío. 
La gente de Túquerres es muy cordial, muy calurosa. Está cerca al santuario de Las Lajas, que queda en Ipiales, ya en la frontera con Ecuador. También está como a tres mil metros.  
La economía de ahí es la papa. Se da el trigo, el maíz, la cebada. Hay lugares calientes. Como hacia la vía a Tumaco, que está a 200 kilómetros de Túquerres.


¿Cuando está en Colombia, permanece en Túquerres?

Sí. Yo siempre estoy pendiente de mis padres. Me estoy allá. Entreno por ahí, también. 

¿Y cuál es su ruta preferida para entrenar cuando está en Nariño?

Yo siempre entreno por donde pasó hace poquito la Vuelta a Colombia, que es entre Ipiales y Pasto. Voy también hasta Tumaco. Hay muchas subidas. La subida entre Pasto y Túquerres, en el Pedregal. Son 32 kilómetros. O desde Pasto, que son 26 kilómetros. Siempre hago esas subidas. 

¿A qué edad aprendió a montar en bicicleta?

Eso fue gracias a mi hermano, Remigio. A los 11 años, o menos, yo empecé a montar. Mi hermano me hizo una bicicleta, tuvo que ser una bicicleta pequeña, porque creo que yo tenía era 9 años. Él soñaba con que yo un día corriera en Europa, y gracias a Dios, en este momento se me han hecho realidad esos sueños.  

¿Era de ruta, la bicicleta, me imagino? ¿La conserva?

Sí, sí. Era de ruta. No, no la conservo. Hoy en día, allá hay muchos peladitos que están en una escuela aprendiendo, y pues, ellos continuaron usando esa bicicleta.



Hasta aquí la primera parte de la entrevista con Darwin Atapuma. En la segunda y última entrega, hablaremos sobre su llegada a Europa, los primeros triunfos, su palmarés, y el dopaje en el pelotón nacional. No olvide seguirnos en FacebookTwitter, para enterarse al instante que esté al aire la continuación de esta historia.

Aproveche la sección de comentarios. ¡Para nosotros es muy importante conocer su opinión!


*Chasquis: Correos a pie y por relevos, que conseguían comunicar todo el imperio Inca en tiempo record. La leyenda los ubica sorteando la distancia que hay entre el Océano Pacífico y el Cuzco en tan corto tiempo, que se podía consumir pescado fresco en la mesa del emperador inca, todos los días.





6 comentarios:

  1. Excelente. Gran entevista. Enorme el Puma. Seguro va a descollar el el World Tour.

    ResponderEliminar
  2. Felicidades por su nuevo paso al BMC, sin duda el Team Colombia será una gran escuela para estar en equipos Pro-Tour. Espero la segunda parte.

    ResponderEliminar
  3. Grande el Puma! Lo mejor su humildad, el amor por los suyos y por su tierra, sus orígenes, eso lo hace inmenso, las cualidades deportivas no están en duda, dará mucho de que hablar con toda seguridad

    ResponderEliminar
  4. FENOMENAL, excelente la entrevista.... le deseo a Darwin lo mejor en el equipo pro tour, y ojalá sea verdad eso que para el año entrante Tour y Giro podrian invitar al TEAM COLOMBIA.... sería fenomenal tener más de 20 corredores colombianos en cada una de esas carreras... quedo a la espera de la segunda parte

    ResponderEliminar
  5. Excelente entrevista con un gran corredor..hay q esperar la segunda parte q se ve interezante con el tema del peloton en colombia, es increible tanta "pichicata" que se ve en el peloton aca todos saben como es el asunto pero a la federacion parece que le diera miedo sacarlos a la luz publica o solo por perder los patrocinios de estas marcas hacia las carreras o hasta quien sabe que mas se ve bajo cuerda . Lo unico es q si se ponen a sacar al aire a todos los q se dopan van a ver q mas de un ciclista le va tocar esconderse por un buen tiempo, no siendo mas que el tema es un poco extenso ... Gracias

    ResponderEliminar
  6. ¡Gracias a todos por sus comentarios! Ya pueden ver la segunda parte en http://bit.ly/LCElPuma02

    ResponderEliminar