jueves, 12 de septiembre de 2013

EL VUELO DEL PUMA. (Parte 2.)

Esta es la segunda y última parte de la entrevista que tuvimos con Darwin Atapuma. El colombiano, oriundo de Túquerres, Nariño, acaba de firmar contrato con el equipo suizo BMC, y estará compitiendo desde el 2014 en la máxima categoría del ciclismo de ruta en el mundo.

En la anterior entrega hablamos de su paso a las grandes ligas del ciclismo, de sus victorias más recientes, de los inconvenientes que se presentaron con su presencia en una fuga en el más reciente Tour de Polonia y, por supuesto, de la situación que se presentó con el retraso en el pago de tres meses de sueldo en el que se vieron afectados únicamente los ciclistas del equipo Pro Continental, Team Colombia - Coldeportes.

Nos quedamos en sus primeros años y en la historia de Remigio, el hermano mayor de Darwin, que tenía una bicicletería y construyó una bicicleta de ruta, pequeña, para "El Puma", cuando la posibilidad de correr un Tour de France no era más que un sueño. Hoy, la primera bicicleta de Atapuma, sigue formando escaladores allá, en su pueblo natal.

©David Marin - fotometria.net 2013. Prohibida su Reproducción.
Los Futuros Escarabajos.

Para leer la primera parte de "El Vuelo del Puma", y descubrir el origen de su apellido, solo debe dar click aquí.



¿Cuántos años tenía cuando se dio cuenta que tenía madera para ser ciclista?


A los 15 años, empecé a imaginarme que podía seguir creciendo como ciclista.

¿Quién fue el primero que le enseñó los fundamentos técnicos del ciclismo?


Fue mi hermano, Remigio. Él montaba en bicicleta, él fue ciclista, y pues, me enseñó. Luego, él siempre me acompañaba a montar en bicicleta mientras fui pequeño. Después fui creciendo y ¡ya le tocó acompañarme, pues, en moto! 
Él me enseñó a mi a dar los primeros pasos y, gracias a Dios, yo le agradezco mucho a él, porque estar acá, es por él y por toda mi familia, que siempre han estado pendientes de mi, y siempre me han acompañado, y han estado conmigo en todo momento.

¿Cómo fue que empezó a competir? ¿A qué edad?

Cuando tuve 16 años, gané la Vuelta del Futuro que se realizó ahí en Túquerres. Al año siguiente corrí la primera Vuelta del Porvenir, que no me fue muy bien. Estaba tercero, pero tuve una caída y terminé 18. Esa vuelta la ganó Rigoberto y el segundo creo que fue Henao. Yo gané los premios de montaña. 
Al segundo año de correr la Vuelta del Porvenir, gané. También ahí en Túquerres. Luego me fui para el "Orgullo Paisa", ya como sub-23. Estuve dos años en ese equipo, de ahí pasé al Colombia es Pasión, donde también estuve dos años. Y, desde el año pasado, estoy en el Colombia-Coldeportes.
Atapuma con los colores del extinto "Colombia es Pasión".


¿En qué equipo empezó a competir? 

Bueno, en ese tiempo, cuando tenía 15 años, me patrocinaba el Inder Nariño. El Inder Nariño sacaba, a lo largo del año, algunos presupuestos para ir a la Vuelta del Futuro, a algunas carreras por ahí, a los campeonatos nacionales.

¿Y cómo lo encontró a usted el Inder Nariño?

Se hacían unos chequeos para llevar a la Vuelta del Futuro, a la Vuelta del Porvenir y, pues, en ese tiempo yo le ganaba los chequeos* a los demás ciclistas, y ahí me fueron viendo. Siempre me iba bien en las carreras. Y así, poco a poco fue como empecé.

Ya que estamos hablando de Nariño, aprovecho para preguntarle, ¿vienen más ciclistas desde Nariño?, ¿en quién debemos fijarnos?

Acá [en Europa] estamos Chalapud y yo. En Nariño hay muchos deportistas entre 14 y 18 años, que vienen andando bastante bien. Ojalá ellos no pierdan la cabeza y sigan esa disciplina y el orden de ir creciendo como ciclistas, como deportistas.  
Y, pues, están, Juan Ernesto Chamorro; está Ever Rivera; está mi tocayo Darwin Pantoja; Edson Calderón. Hay juveniles, que no recuerdo muy bien los nombres, porque me la he pasado acá en Europa. Y está mi sobrino, Duván Atapuma, que también pinta muy bien. Es segundo año pre-juvenil, y este año se espera que le vaya muy bien en la Vuelta del Futuro. Mi sobrino viene dando pasos muy fuertes y en cualquier momento estará acá. Yo creo que muy pronto estará acá. 

La dinastía Atapuma. 

¿Cuál es la primera victoria importante de su carrera?

Sería la Vuelta del Futuro. En ese entonces yo sentía que era muy difícil ganar esa carrera. Por que una Vuelta del Futuro en Colombia es como un Campeonato Nacional, porque, pues, están todos los mejores ciclistas del país. Entonces, ahí fue cuando yo empecé a creer que sí podía ser un buen ciclista en un futuro.

¿Y la que más lo ha emocionado? La victoria en la Vuelta del Futuro fue la primera, pero ¿cuál ha sido la más emocionante para usted?

Cuando tuve 19 años, creo que fue, gané los juegos nacionales en Colombia, que fueron en Cali. Fue cuando le gané a Israel Ochoa. Esa fue una victoria muy bonita para mi y aún la recuerdo. Y también, el año pasado, la etapa en el [Giro del] Trentino, en el Passo Pordoi. Y, este año, mi primer triunfo en una World Tour, en el Tour de Polonia.

 
Atapuma vence a Carlos "La Ronca" Betancourt en un sprint final, a 100 metros de meta, en el Pordoi.



Atapuma venciendo a Riblon en la llegada de la etapa 6 del Tour de Polonia 2013.

Su sueño -¡y el de su hermano!-, era llegar a Europa. ¿Cuándo se da el "salto"? ¿Cómo se sintió en ese primer viaje al Viejo Continente?

Fue hace 4 años, con el Colombia es Pasión. Cuando vinimos a correr algunas carreras antes del Tour de l'Avenir. Eso sería en el 2009. Nosotros viajábamos como en Marzo o Febrero, creo que era, después de la Vuelta al Valle, pero el último día, en el circuito que era en Palmira, me caí y me fracturé la clavícula. Entonces no puede viajar. A mi me dio muy duro porque yo quería estar por primera vez en Europa, conocer, viajar y correr en Europa.  
El caso es que no lo puede hacer. Me toco esperar tres meses a que me recuperara. Aunque, a los dos meses, yo fui a correr una Copa de Naciones en Canadá, y corrimos el Tour de Beauce. Ahí gané una etapa, quedé Rey de la Montaña y como tercero en la general. Luego, a los tres o cuatro meses, viajamos a Europa, a Francia. Hicimos algunas carreras. Y, así fue la primera vez que he viajado. 

El siguiente año, en 2010, viene la participación en el Tour de l'Avenir que ganó Nairo Quintana. ¿Cómo se sintió en esa ocasión acompañando al "Condor" Quintana en su primera gran victoria? 

Muy contento. Todos muy contentos. Desde hace mucho tiempo no se ganaba un Tour de l'Avenir, y pues, muy contento de que un compañero haya ganado. Obviamente que yo quería ganar, porque estaba andando muy bien. Pero, ese fue un año muy glorioso para el equipo, porque Nairo ganó dos etapas; se ganó la general; quedamos campeones por equipos; Pantano ganó la camiseta de las pepas rojas, de la montaña, quedó tercero; yo quedé noveno, a pesar de varias enfermedades y problemas con caídas y todo eso. Entonces, fue un balance muy positivo. Es algo muy bonito lo que pasó en ese entonces.

Colombia es Pasión, ganador del Tour de l'Avenir 2010.


Darwin, le preguntaba por "El Condor" Quintana, pero, hablando de apodos, a usted le dicen "El Puma" o "El Volcán", ¿cuál le gusta más?

¡El Puma! El Puma, me gusta más. Igual, me dicen los dos y no pasa nada, pero la mayoría me dice "El Puma". 

¿Quién fue el primero que se los puso? ¿Quién salió con lo de "El Puma" y quién con "El Volcán"?

Bueno, "El Puma" me dicen todos. Y "El Volcán" fue Jairo Enriquez cuando se hizo la Vuelta del Futuro y del Porvenir en Nariño. En Túquerres, ahí están dos volcanes. En ese entonces yo gané esas dos carreras y Jairo Enriquez decía, narrando decía: "¡ahí va a ganar!" o "¡ahí viene!" u "¡hoy explota "El Volcán" Atapuma!", y desde ese entonces me quedé así, me quedé como "El Volcán".  

Cambiemos un poquito de tema, por ahí nos contaron que le gusta mucho la música. Sobre todo la música clásica. Cuénteme un poquito más sobre eso.

Me gusta de todo un poquito. La única música que no me gusta es alguna, últimamente, que, a veces, no tiene sentido.  Pero siempre me ha gustado. El merengue, el vallenato la salsa, el rock en español, un poco de música electrónica, de todo me gusta. 
Y pues, siempre me ha gustado el piano. Nunca he tenido la oportunidad de tener uno, ojalá algún día lo pueda tener.  Está entre mis propósitos.

Siguiendo por esa línea, ¿cuáles son sus metas, sus sueños, sus propósitos en la vida, más allá del ciclismo? 

Siempre uno sueña y aspira a ser alguien en la vida. Y, pues, en este momento he llegado hasta acá. Y ahora mismo mi sueño es poder estar en el Tour de Francia, el Giro. Estar en las carreras Pro Tour que se hacen por el mundo. 

¿Eso quiere decir, entonces, que definitivamente Darwin Atapuma está completamente enfocado en su carrera como ciclista?

Sí. Así es.

Puma, voy a hacerle una serie de preguntas cortas.

¿El puerto más importante de Colombia?

Para mi, está La Línea y El Escobero. Son subidas bastante duras.

¿El puerto más duro del mundo?

Hay muchos. Aquí en Europa hay muchas subidas duras. En los Pirineos, en los Alpes. Muchas no he tenido la oportunidad de correrlas. Pero, igual, aquí en Europa hay muchas subidas cortas pero que se hacen muy duras. 

¿La etapa soñada?

Yo pienso que en el Tourmalet o el Alpe d'Huez. Sería algo muy bonito poder ganar una etapa del Tour de France en una de esas subidas. Pero también la etapa al Pordoi, fue algo muy bonito.
El mítico puerto del Col du Tourmalet. 

¿Su comida preferida?

Después de estar uno dos o tres meses por acá, uno siempre extraña la comida de casa, y pues el cuy* es una comida típica en Túquerres, y entonces de vez en cuando me da por pensar que apenas llegue a la casa lo primero que hago es comerme un cuy o una gallina de campo. 

¿Y cómo prefiere el cuy?

Por lo general siempre se lo come asado. Se pone al carbón. 

¿Su lugar favorito en el mundo?

Me gusta estar cerca de mi padres, de mi familia. Pero, si algún día pudiera estar en algún lugar que no sea donde nací, donde me crié, me gustaría estar en Europa o en Canadá que son unos países muy bonitos.

Quise dejar para el final un tema muy complicado y que apenas empieza a dar las primeras luces aquí en Colombia. La semana pasada hubo un poco de movimiento alrededor del tema del dopaje con el positivo de Jonathan Millán. Quisiera saber, ¿cuál es su posición frente al tema?, frente al caso específico de Millán y frente a lo que se sabe de lo que sucede en el pelotón nacional. ¿Qué nos puede decir sobre eso?

Es muy difícil. Yo pienso que eso sería un golpe muy bajo para un ciclista. Dar positivo en cualquier carrera que haya corrido. Yo creo que lo mejor es correr limpio, yo creo en entrenar. El ciclismo no tiene ningún misterio, sino entrenar y sacrificarse. Sacrificándose mucho, al final se obtienen los resultados. Siento que no necesita uno colocarse (sic) cosas que le ayuden, que uno piensa que le ayudan, pero al final le están haciendo mucho daño. Tanto a la salud, como al ciclismo en general.

Jonathan Millán. 


Y, ¿Por qué será que en Colombia este problema sigue tan arraigado? En un mundo post Lance Armstrong, en un ciclismo que, cada vez más, promueve correr limpio, ¿qué pasa en el país? 

Es difícil. En Colombia pasa, para mi, yo pienso que se hacen muchas pruebas, muchos exámenes, pero yo creo que nunca llegan a un laboratorio. Yo creo que la solución sería hacerlo como acá en Europa: todas las muestras que se toman, se les realiza su respectivo análisis. Y así, ninguno puede salir bien librado de que, tomó, pero no lo cogieron. Entonces, yo creo que sería eso, tomar las muestras pero hacerle los respectivos análisis. Yo creo que con eso, se empezaría a hacer un ciclismo limpio en Colombia.  

Pensando en eso, pensando en que el dopaje campea a sus anchas por el pelotón nacional, y viendo que el próximo año vamos a tener una cantidad abrumadora de escarabajos corriendo en Europa, ¿estamos perdiendo talentos por culpa del dopaje?, ¿estamos perdiendo la oportunidad de tener aún más ciclistas colombianos en las grande ligas?

Sí. La gente piensa que uno como ciclista va a ser grande de la noche a la mañana. Pero no, yo creo que es un proceso que se va dando. Los ciclistas que estamos acá en Europa, es ciento por ciento seguro que se está corriendo limpio. Los que quedan en Colombia, que miren lo que pasa con los ciclistas que utilizan sustancias dopantes, y ¡nada!, que esto es solamente entrenar y sacrificarse bastante, y van a ver que en algún momento llegarán a estar corriendo en Europa o en cualquier parte del mundo. De eso es de lo que se trata, de ir creciendo limpiamente.

Y la última, Darwin, la más complicada sobre este tema tan espinoso. ¿Alguna vez, mientras estuvo aquí, corriendo en Colombia, le ofrecieron, le propusieron, le dijeron "use esto o esto otro"?

No. Yo crecí en un lugar donde el ciclismo apenas está empezando a dar frutos y todavía no se conoce mucho la cuestión del dopaje. Y no, en ningún momento me han ofrecido sustancias, ni nada de eso. Y yo tampoco las he necesitado. 



Nos despedimos agradeciendo a Darwin Atapuma por su tiempo y él a su vez envió un mensaje de gratitud por el apoyo y la buena energía que les envían, los seguidores de Los Escarabajos.


*Cuy: es un pequeño roedor, que se cría en las casas de la zona de Nariño, en Colombia. Es comestible y parte fundamental de la economía rural y popular de ese departamento.  





2 comentarios:

  1. WOW de veras te fajaste con esa entrevista, y si, hay que poner muchísimo más cuidado en el peloton nacional para posicionar a la Vuelta a Colombia como la 4a carrera mas importante del mundo, ya es la mas larga después de las 3 grandes, ahora hay que volverla la más importante después de las 3 grandes y que los corredores (colombianos y extranjeros) no solo piensen en esas 3 sino tambien en el reto de la Vuelta a Colombia.

    FELICIDADES POR ESTA ENTREVISTA Y ADELANTE :)

    ResponderEliminar